domingo, 29 de enero de 2012

ORACIÓN A MEDIO HACER / Poesía de José Ignacio Restrepo

HUMANOS


Atracad todos vuestros sueños
en Gólgotas sembrados de maderos,
mientras las quejas de inhumanos cristos
oran de pie
por los pecados ajenos,
con los clavos saliendo de sus huesos,
calvarios necesarios e indulgentes,
por solo iras podridas
y batallas calientes,
pon los sueños filados de rodillas,
como jauría amaestrada de revista,
yo gritaré armado de clemencias
seca oración que sin un dios se implora,
para que el ávido gusto por la sangre
de estos humanos locos y arrogantes
no acabe por hacer de mercaderes
cambiando a sus vástagos primeros
por lebreles de raza de igual sexo,
tejeré las correas con premura
para amarrar sus locas creaciones
de estos ciegos cabrones,
que todo lo divino lo convierten
en negro socavón,
ilusa muerte...

Este que soy
de salvaje visión y lento empuje,
pagó ya la causión envejecida
de su ciega ilusión por la apatía,
y pugna en su interior
por frenar la lujuria de la muerte,
que todos los iguales ya trashuman,
convidados al loco consumismo,
obedientes a la farsa del abismo,
que todos los poderes necesitan...
Ponen las sobras como gran riqueza
con todos acabar quieren a tiempo,
convertir el presente en el pasado,
pues ya nadie ve el enfado,
de nutrir con el mugre la mañana
y salvar lo indecente y degradado,
mientras eres consciente que se muere,
la inefable belleza de lo verde,
perenne desde siempre,
llamado a pernoctar el infinito
en la eterna mirada de los niños,
de los perros salvajes y las hienas,
del confín inefable por la estrella
demarcado sin límite sabido..

El viento ya me trajo de la muerte
el aliento que no se regenera,
veo largas pilastras sosteniendo
el calvario de dioses sin sustento,
las cruces cabalgando el horizonte
hacen tristes canciones,
mi merced ya no cree
que el camino
pueda pies de gobierno sostener,
por eso ante tus ojos yo levito,
como alma que sabe de sinsontes,
que prorrumpe en su canto mañanero
y se aleja sin miedo
de los hombres...

JOSÉ IGNACIO RESTREPO
• Copyright ©

miércoles, 25 de enero de 2012

ESE DULCE DE LA MIEL… / Poesía de José Ignacio Restrepo


UN DETALLE
DEL HÉROE

MANOS QUE VEN

La derecha metida entre el bolsillo,
mientras la izquierda
al pañuelo va aferrada,
seca el sudor que la cara bien labrada
tras un día entero sin virtudes,
poesía de piel, canto y fatiga,
como en diez mil o en cien igual sucede,
rostros que cuentan historias de perdidos,
de ciudades y campos bien nacidos
que han perdido su nombre entre rutinas
de infiel sobrevivencia y mercadeo,
el frío octogenario de la nieve
en mitad de un verano matadero…

Tengo nombre de guía desde siempre,
encuentro los cadáveres tirados
en callejuelas sin el número correcto,
los gatos me conocen hace tiempo
pues recluto maullidos
que me cuentan donde mueren los humanos
que hace tiempo en la calle viven presos,
con las manos atadas a sus sueños,
y el presente quebrado, fracturado,
con pedazos de yeso que blanquean
las fisuras vacías de recuerdos
que no han llegado a ser,
cardos pasados…

Virtuoso de silencios majestuosos
que llegan hasta aquí desde muy lejos,
me dejo de pasiones y remedos
para asistir a las escenas tibias,
un pequeño charlando con su perro,
tan sucios que relucen por lo bellos,
una torpe aprendiz torcaza al vuelo
que recoge maíz de aquella acera,
para darle a un polluelo que ha quedado
huérfano desde ayer
cuando un pesado
que reparte correo a toda marcha
a su madre torcaza ha atropellado,
mientras ella urgía a sus dos alas,
para salir del rumbo sin lograrlo,
el asfalto es su lápida rojiza
hasta que llueva duro y lave todo,
yo recluto serenas ausentes
que nombrando la muerte,
van unciendo a la vida
sus retoños…

JOSÉ IGNACIO RESTREPO
• Copyright ©

viernes, 20 de enero de 2012

COMO SI FUERA AYER.../ Poesía de José Ignacio Restrepo

FAROLES APAGADOS


Esos faroles altos apagados 
que hacen sombra en la acera
como si fueran un delgado sauce,
que tienen la edad de llevar cortos,
y comerse los mocos,
se ven tan diferentes al recuerdo,
de aquellos otros
que había en otro puerto,
altos, por nada escondidos,
muy aseñorados y fríos,
respingados y siempre encendidos
como dueños y amos 
en esencia
de toda la avenida larga y sola,
y yo paso ante ellos
sonriendo,
se parecen a esos que yo fui,
tan seguros de si,
es decir de mi,
que acaso alumbro en el siguiente paso
sin saber un carajo
de dónde estoy parado,
o porqué anda el mundo sin razón,
mientras lento deriva el diapasón
de este reloj sin candado...

JOSÉ IGNACIO RESTREPO
• Copyright ©

martes, 17 de enero de 2012

ENTRE VIRTUDES QUE QUEMAN… / Poesía de José Ignacio Restrepo


LO QUE NOS CUBRE

DESCANSO

Con el fraudulento donaire
con que los vientos se desatan en tormentas,
traigo de la exaltada esfera de tus cielos,
astrales cartas que recitan sus futuros,
con la gravosa entelequia del deseo
que no tiene cabeza bajo el pelo,
pero además de tener un cuerpo
lo tiene escindido en dos
que viven juntos…
Tengo la certeza del arquero
que envía a su parábola lanzada,
tras la tensión del tiro sin agravio
que tiene por objeto atar la puerta
de mis hallazgos
con mis intenciones,
mis pensamientos queman como flechas
que pasaran rasantes por el fuego,
y siempre aciertan en tu piel ardiente,
que en vez de cicatrices te conservan
marcadas ansias,
lentas emanaciones con mi nombre,
somos dos árboles de perenne fruto,
por aquello que brota manifiesto
de nuestra cálida vereda encinta,
vamos dejando sin prisa las palabras
en la prendida senda,
llena de hijos hirsutos y caricias,
que llevan ansiosamente nuestros nombres,
definitivamente a contrapelo…

JOSÉ IGNACIO RESTREPO
• Copyright ©

domingo, 15 de enero de 2012

SOSTENERSE EN LA VOZ UNA PALABRA DIGNA.../ Poesía de José Ignacio Restrepo

REMO CON MAR 
SIN BARCA


Congraciado cardúmen
de iconoclastas que se paren a si mismos,
cada que el agua brota por el grifo
certidumbres se adhieren, 
cuentagotas,
a su nivel de duda que no aflora
como en las mentes nobles y cerradas
de las gentes corrientes y comunes,
que no pueden volar ni imaginando
cómo pueden hacerlo,
y tu que te disfrazas para hablarme
fidelidad inspiradora de mis sueños,
quieres rotos los lazos,
mientras ideas nacen de mis alas
soportando el pavor del extramuro,
en virtuales picadas
que es como doy yo los buenos días
al resto del magnánimo universo...
Perlas grises que entre otras brillan,
no tienen más remedio y no lo evitan,
del rasero de lo turbio brotan limpias,
traen ante el dolor sus mil augurios,
que constan de su unigénita palabra
que cual borde de estrella
con sus luces habla,
pasos sobre bosque verde,
amplio camino
que a tiempo parte
y a buen destino llega


JOSÉ IGNACIO RESTREPO
• Copyright ©

jueves, 12 de enero de 2012

SI TE PIENSO AMOR.../ Poesía de José Ignacio Restrepo

ELOGIO 
DEL AMOR SINCERO


Qué quedará si ausente tu me dejas
de todo lo que tuvo bautizo,
entre dos que puedan darse pese a todo,
al conflicto de ser algo distante
de todo lo que ansiabas para darle,
y aquello que soñaste querer ser,
la respetuosa imagen que el espejo,
parece no encontrar cuando te ve...
De mi piel de geógrafo sin predios,
que camina de noche para hallarse,
surgen gestos afables de grandeza
cuando se ve invadido por tu celo,
mi cara de gentil contramaestre
que se olvidó hace tiempo de los mares,
vuelve a un lado lejanas mocedades
para saberse plena entre tus dedos,
qué podrá ella ofrecerte si te marchas
para osadas y vivas latitudes,
que no tengan por nombre en sus virtudes
ni siquiera de mi las iniciales...
Que bello este cuartel de noches ígneas, 
volcanes que no estallan bautizo,
y gendarmes ahogo en la avaricia
de perplejos y rudos pensamientos,
donde el ruego por dejar hoy de quererte
se escucha cual sacrílego converso...
Podría establecer la coordenada,
que diga nuevamente a tu hermosura
que eres la ley amada en la palabra,
y el regocijo pleno en el silencio,
si pueden conmoverte hoy estos versos
y mis huellas se encuentran en tu adentro,
no dejes que me marche de tus manos
pues yo ya voy perdido en tu universo
sin más linterna que tus bellos ojos,
poderosos bastiones sin cerrojo,
desde un tiempo perdido que no olvido
 luz de miel por la que sé que voy amando...

JOSÉ IGNACIO RESTREPO
• Copyright ©

martes, 10 de enero de 2012

EN LA MITAD, DEL MEDIO… / Poesía de José Ignacio Restrepo


ENTRE PIERNA

al rojo

Muéstrenle así
lo que llamamos verbo,
cuando el afecto
es decorado entre reproches…
Aventajada la matriz de muda estirpe
que la trajo a mi mundo adolorido
sin semen compungido que aun la sueñe,
como espacio exacerbado de cultivo…
Antes de la tragedia de no verla,
no saberla,
y ni siquiera presentirla
ya me llamaba en su alma noble,
aturdida y fiera por mi nombre,
mi meretriz de voz despavorida
que me sabía ajeno
entre reproches…

Insertadas
sin más todas las púas
en los alambres nobles,
longuilíneos,
cuyo trabajo único es cercar
el nicho de la adulta fantasía,
que campea muerta y dislocada
ante la labrada moral fría y añeja
la llanura de todos los silencios,
recibe del embate merecido
de mi pie más fuerte y solitario
ése que hace el papel de aventurero,
sobre sus gestos largos y sedosos,
que me nombran como a plebeyo rancio,
y luego tallo mi más rabioso esfuerzo
que sin embargo ha perdido el rumbo
mientras sucumbo
al placer de lo indebido
por el solo temor de no dejar
de ser yo el objeto de sus ojos…

Helada vicisitud
la del rosado estigma
que ni palabra merece para ser visible
solo dos mil latidos enervados
necesita para hacerse perentorio,
al descubrir mi tacto lo que esconde
el mundo parece flotar en dos mitades,
pericia de las manos que dirigen
ociosas fantasías orquestadas,
desde lugares pasados
y entre pardos mitos,
mientras ella se allana
como si fuera de inicio
a las vulgares palabras que desertan
de su boca cuajada de deseo,
siendo niña y princesa de un ducado
ahora llega al mercado de abalorios,
donde nuevas ansias se bautizan
sucumben al comercio,
despotrican,
y aquello que era caro hace dos noches
merced a estos derroches
ha mudado su precio
y ya es gratuito…

JOSÉ IGNACIO RESTREPO
• Copyright ©

domingo, 8 de enero de 2012

AL TACTO O EL HEDOR DE LAS PALABRAS / Poesía de José Ignacio Restrepo


HECATOMBE

hecatombe

En los sudores ajenos
que recorren libremente nuestro abdomen,
duerme la piel secreta con la voz de porcelana
que ha heredado el fuego del volcán
y la dislexia progresiva de los hombres…
Serpientes abolidas de los libros,
huérfanas de paraísos y liturgias,
que llevamos uncidos, cinceladas,
en negro fuertemente a la memoria,
no dancéis, no toquéis, ni murmuréis,
que de beatífico solaz sin gentilicio,
ni religión, ni rito sucedáneo,
viven los tactos solanos y los otros,
mortajas de placeres sibaritas,
que sin motivo saben quienes somos…
Arda la bacanal impostergable
santos y señas por la puerta doble,
los menores no tienen que pagar
pues son los invitados principales,
caído el dogma vencida la vergüenza,
vacía es toda dirección probable
y las escaramuzas para huir
llegan todas a la misma parte…
Gorjeos, el mundo ha sucumbido
a la penosa trampa de las manos,
un gesto tejedor que yacía escondido,
por ser prohibido pronunciarlo,
hace de espectador inocuo
de las malas acciones repetidas,
una pesca que ojos no procrea,
y la ardua quimera ensombrecida
en cansado pedestal de roto mimbre,
hace las veces de musa mensajera
cuyo mal de memoria ya se ufana
de recordar mensajes nunca enviados,
allí lleva tatuado entre su frente
el guarismo certero e importante:
- No te marches del mundo, no hay remedio,
ya él se fue sin ti hacia alguna parte -
 
JOSÉ IGNACIO RESTREPO
• Copyright ©

viernes, 6 de enero de 2012

NUBES DE ASBESTO, SOMOS.../ José Ignacio Restrepo

ÉRAMOS YESO EN HIEL...


Contritos silencios, 
de cadavérica estampa, 
mirándose las manos, 
fatuas tejedoras por motivos ajenos, 
con esos ojos bellos 
que han perseguido sin razón el decoro 
ese de tonos neutros y mezquinos 
tan diferente de tu rojo espléndido y divino...
Carromato de fuego 
que incendia contra toda la física, 
esas estrellas que de luz ardida viven, 
esta es la vida de nutricio aljibe, 
dándole humedad a los ojos...
que por eso viven...
Urgida la emoción que lleva
los nombres de los amigos
para que duerman 
en la quíntuple caja de Pandora,
que recién estreno en esta tarde sin hora,
porque soy de los cadáveres revividos
el peor honesto,
voy por allí gritando cual funesto
ha sido este amotinamiento,
muertos los pergaminos que probaban
que eramos aquilatados y sentidos,
no queda más en la urgida llamarada
que quemar a los justos con los vivos,
para que pardo el cielo lleve al mar
proclamas justicieras,
no quedan más que revividos sucios
entre la vereda verde
y el camino agreste,
que es de finiquitudes amalgama...


JOSÉ IGNACIO RESTREPO 
• Copyright ©

miércoles, 4 de enero de 2012

AMADO COMPÁS / Poesía de José Ignacio Restrepo

SALTO HACIA EL BESO...



Con besos de labradas miniaturas
me despedí aquel día ya de noche,
y dejé prosternados los recuerdos
que enhebrados por dentro,
simplemente en tu piel
se deshicieron...
Dejé todo lo nuestro entreverado
esperando por días más alegres,
la austeridad planté frente a tu casa,
con herbolario afán de subsistencia,
pero sin más que fe, le oré a la suerte,
para llegar a ser verdad y carne...

Senderos caminados por tu aliento,
con mi silencio efluvio como paje...
y contra la ventana castigadas
las manos asombradas que yo he amado,
porque sentida ya mi geográfica clemencia,
no es posible el olvido...tu lo sabes...
Certera mi abisal gala nostalgia
que te avisa mi amor que no ando lejos,
cuando pasa su mano por tu espalda,
y siendo mi voz pura siento celos,
que tarda simplemente por la noche,
que ha ansiado separarnos del derroche,
cuando urgido por la muerte que nos mueve
delatada y sagaz concupiscente
llegamos a la boca del ausente,
que en los dos es gemela
y carece de nombre
desde siempre...


JOSÉ IGNACIO RESTREPO
• Copyright ©

martes, 3 de enero de 2012

RENTAS QUE PAGAN... / Poesía de José Ignacio Restrepo

VICTORIA...


Rendijas dibujadas con un lápiz
sobre la virgen hoja de la tarde,
con la punta ya roma de madera
que no deja las líneas decretadas,
pues en vez de grafito hay una senda,
que se ve como río sin el agua,
unos segmentos partidos sin objeto,
restas de sumas antes intentadas,
de un reciente portal de sacrificios,
que yo desisto de nombrar apenas,
cuando sé de mi fuente celestina,
que son potentes fuerzas cavernarias,
que me guían, me llaman, me originan,
sacándome del fondo de letrinas,
donde he cavado hondo para hacerme
mi ruta de eremita, mi silente claustro,
que no vale un doblón hecho pedazos,
partida moneda sacra para nada,
al final poco compra esta jornada...

Victoria llamo sin pudor ni manifiesto
a este bozal que llevo antecediendo,
las mil horas fraguadas sin tu ayuda
destino capitular de mi clemencia,
harta indulgencia diste a mis diez dudas,
cuando pedida o no me la tomé prestada,
ya ni me acuerdo el don que birle gratis,
para que protegieras diez cobardes,
yo no te necesito si te embozas 
para llegar sarcástico a mi casa,
solo tengo un cuaderno donde admito,
que los pedidos que hice ya pagados,
son males de sincero reparado,
y las fotos que guardo de lo sacro,
me recuerdan silentes abandonos,
la soledad que altares ha comprado
también ha derribado sin rencores,
las ilusiones que habían sobre ellos,
en la ventana pongo de aderezos 
para que coman los pájaros que llegan
esas amilanadas reticencias 
que querían quedarse y despedidas,
de mi cuarto y mi casa sin maletas,
se fueron resentidas al olvido....


JOSÉ IGNACIO RESTREPO 
• Copyright ©