martes, 18 de junio de 2013

SOSTENIDOS / Poesía de José Ignacio Restrepo



DEL TANGO


Que no van volver
al quinto trago, 
cuando ambos movían aun los pies
y los sonidos largos de los tangos
se oían con graciosa suavidad,
repetidamente en cada ligadura
la cuerda que está rota,
¿no la vez?,
nos deja nonas las malditas manos,
las mancuernas, el aro del ombligo,
que no van a volver
rústico amigo,
ni los recuerdos vanos,
ni los otros,
que cuidamos poniendo en las repisas,
de ilusiones cargadas por las fotos,
que creímos amigas por humanas,
por que no poseían nuestras canas,
rostros ávidos de decir su cuento,
sonrisas amigables
de pendejos,
cuando suena volver y Gardel muerto
se recojen los veinte padrenuestros,
regado un mil veces
sobre el suelo,
para darnos la inédita misión
de querer recordar en lo futuro,
que no van a volver
eso es seguro,
los recuerdos de ella,
con los míos,
anudados a cuenta,
a domicilio,
como esas comidas tan dañinas
que pedimos y llegan de inmediato,
por las cuales incluso en la propina
al que la trajo volando le decimos
es un gozo de boca,
está barato,
pero lo hizo posible
tu trabajo...
Pero, no va a volver
ella se ha ido,
los recuerdos también,
llora mi amigo,
pero levanta rápido la frente
se ha acabado hace rato el aguardiente...


JOSÉ IGNACIO RESTREPO
• Copyright ©



4 comentarios:

  1. Pero, no va a volver ella se ha ido, los Recuerdos también, pero levanta rápido la frente
    se ha acabado hace rato el aguardiente... Bellísimo versos recuerdos vividos que de momento los revivimos, maravillosas son tu s letras, un lujo leerte. Un abrazo.


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una imagen de bar, a cualquier bar le sobran esos versos, a cualquiera que esté con un amigo, sentado, teniéndole del brazo, que apura ese trago, hasta que acaba...Gracias por venir Loly, fueron días de descanso, pero ya acabaron...

      Eliminar
  2. EL TANLGO: Bello Poema José Ignacio, amo el tanto y vivo los lazos entre el tango y la literatura estos se fueron haciendo cada vez más evidentes. No es simple casualidad que tres de los más destacados escritores argentinos del siglo XX, Sabato, Borges y Cortázar, hayan estado, de una manera u otra, fuertemente ligados al espíritu del tango. Ernesto Sabato escribió un ensayo sobre el género y compuso dos tangos a los que Anual Troilo y Julio de Caro pusieron música: "Al Buenos Aires que se fue" y "Alejandra”. Julio Cortázar se identificó siempre con el tango. Hace dos años, en junio de 2004, Cortázar publica su obra musical “Cortázar desde el Tango”, que fue un resonado éxito internacional.

    Lo que Borges pensaba del tango está en su biografía de Evaristo Carriego y en el ensayo de los que integran "El idioma de los argentinos". Además de su poema "El tango" donde para el poeta "hecho de polvo y tiempo, el hombre dura/ Menos que la liviana melodía/ Que sólo es tiempo. / El tango crea un turbio/ pasado irreal que de algún modo es cierto..."
    “El tango trasciende y llega al corazón de los que contemplan a los bailarines, gracias a los sentimientos que ellos ponen en el baile y obviamente a la calidad de sus coreografías. Cada estrofa musical, cada pasaje, cada tango tiene distintos momentos, no se puede bailar un tango completo siguiendo un patrón de conducta idéntico para toda la melodía. Hay cadencias tristes, alegres, sensuales o eufóricas, finales silenciosos o grandiosos, música in-crescendo o música in-di minuendo, solo expresa sentimientos y estos son los que los bailarines transportan a sus pies y a su cuerpo todo." Y finalizas tu poema bellísimo que abusé de tu espacio por el respeto que le tengo en uno de tus párrafos, parafraseas a Gardel: “cuando suena volver y Gardel muerto se recojen los veinte padrenuestros, regado un mil veces
    sobre el suelo. Todo mi afecto y admiración siempre Poeta, besos, PATRICIA

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Engalanas de negro, rojo y dorado, este sentir de aire y de amor ido, con tus letras de gran conocimiento, llenas de sentir que conoce. Gracias por llegar hasta el poema, Patricia, que es como un tango pequeño, la mirada de un doliente que sonríe a pesar de todo, porque todo agradece, perder, ganar, poder ante el sin embargo...respirar...

      Eliminar