martes, 25 de noviembre de 2014

LOS BOSQUES HERIDOS / Poesía de José Ignacio Restrepo


 TACTO DE PINOS



Las piezas de madera de mi casa
están por todas partes,
completando paredes y ornamentos
como si fueran díscolas, profanas,
y no magias sembradas de arquitecto
celebradas por años extendidos
por todos los que están y los que fuimos,
que pasamos los ojos y las manos
con el secreto deseo de tener,
un lugar parecido alguna vez,
para recompensar nuestros cansancios
y hacer los ejercicios espirituales
que son previos al sueño,
pero también al acto
de soñar...

Los bosques recortados que se fueron
por orden del quien sabe hacia mi casa,
son lisos, estirados, casi vivos,
los toco cuando menos se lo esperan
y obtengo de ese azar mil notas nuevas,
que los demás persiguen
sin llegarlas a escuchar tan claramente,
como lo hacen las yemas de mis dedos,
expertas en teñir cosas manchadas
y retirar sinuosas cicatrices,
de las pieles urgidas por el sol,
no reparadas bien ya
por el tiempo...

Y esos viajeros cantos que atesoro
en las oscuras maderas de mi cuarto,
apenas has comenzado tú a escuchar,
por el toque imparable de mis dedos,
que guardan en las yemas lo mejor
y en el centro
un delicado
Padre Nuestro.



JOSÉ IGNACIO RESTREPO
Copyright


No hay comentarios:

Publicar un comentario