martes, 13 de mayo de 2014

LAS CERDAS DEL VIEJO CEPILLO / Poesía de José Ignacio Restrepo



DEL UNO AL DIEZ


Desvisto dentro de mi la piel antigua, 
sin dejar que se corte o se vulnere, 
la cojo con cuatro dedos por las puntas, 
igual que hacen temprano las mujeres 
que lavan y respiran al tender, 
esas prendas y el bello quehacer, 
que vistieron ayer o quizá antes...
Deploro que el clima noble me abrillante, 
tantos grises y plomos, y ocres puros, 
se lavan frente a mi, con sus conjuros, 
por el hábito de buenos heredado, 
que prefieren cargar colores lisos, 
el rojo que me late, el amarillo, 
que escribe cada día hermano sol...
y ese azul, tantas noches cohibido, 
que me trajo de mares tan lejanos, 
dejándome en tus ojos de él profundos, 
con mi alma llenándome los míos, 
como solo regalo...
para ir a otro sitio, o devolverme, 
desatando intervalos fehacientes, 
en mis letras desnudas por los años.
Ardo hoy de violetas renacidos
que enmarcan bien mis ojos y mi boca,
esos lugares simples que yo habito
y de donde renacen poesías,
versos amables, cortos, delicados,
otros ya bien sangrados que critican,
peroratas amadas repetidas
como imágenes de un lindo relicario
en el que guardo apostados cual fantasmas,
los temas de mi alma favoritos,
para formarlos tórridos, contritos,
según nazca en mi alma el diurno clima
o se acueste noctámbulo en mi cama,
el largo y profanado, y sin vergüenza,
obispo que me obliga a bien cantar,
mis cantos, mis silencios y consignas,
que me dan algo, poco, de alimento,
aunque venga con moho y con fermento,
como viandas de público hospital...

JOSÉ IGNACIO RESTREPO
• Copyright ©

5 comentarios:

  1. Lo tuyo es arte hagas lo que hagas...qué belleza de Blog!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahora sé por qué tu amado ama esa manera personal en que lo miras...al menos lo adivino un poco. Este pasillo profundo, tiene sitiado una parte de sus baldosas por tus pasos...Gracias por tu bella opinión, querida Liliana, te alargo un abrazo...

      Eliminar
  2. Demasiadas violetas pueden matarte. De uno a diez ... 10.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Violeta, me miras con tus hermosos ojos, tras los lentes de tiempo....Mi más fuerte abrazo, que es justamente el que adviene la tibia llegada de mi esposa, que ahora mismo ignora que el amor nos contiene, pese al tiempo distanciante y al espacio aparente, solamente...

      Eliminar