jueves, 29 de noviembre de 2012

AL OTRO DÍA... / Poesía de José Ignacio Restrepo



EXPLICACIONES 


Pero no creas 
en mi gesto adusto,
es como un pórtico alto
para impedir que entre gente extraña,
no tu pie delicado,
el tuyo no,
no tu amplio criterio
de hombre araña,
que trepa libremente mis conceptos,
y adolece cada que me voy
del vigor de mis ojos
de hombre honesto,
me dijiste ayer 
con voz de entraña,
que te es concebible mi lamento,
por humano, por bello,
por usado,
por servir para dar agua a lo seco,
empezando por la útil servilleta
cuando la lleno de mocos
y la doblo,
dando amor del humano
al que me observa,
porque suelo sufrir por ese asunto
que es cosa de otro o de varios,
o del completo e infeliz
genero humano...

No creas nunca 
que mi cara triste
es un anuncio de que debes irte,
es la muestra de que aun tengo alma,
y que me duelen tanto como a vos
esas tragedias que son de más de dos,
y me pongo a reptar por la baldosa
prendido de mi alma
caprichosa,
que me dice olvida,
es necesario,
debes seguir si algo es imposible
de alcanzar solución o transformarse,
el alma que es mi hacha y mi camión
a veces suele herirse
sin motivo
por las cosas que tarde y en envión
se me meten, aquí,
interinamente,
y no me dejan siquiera 
ir a dormir...

Por eso,
si me oyes proferir,
amigo debes irte, 
es temporario,
no es derrota,
ni he dejado de quererte
o desear que atormentes mi temor
con tu aval de amigo y confidente,
no creas que tenté mal a la suerte,
y que te echo sin causa de mi lado,
es cosa de nosotros
los dolientes,
los que en la espalda cargamos
discusiones, problemas,
intermedios,
inflexiones,
que no nos pertenecen ni son nuestros,
alza la voz y repíteme te quiero,
desde el lado de afuera de lo nuestro
que después de llorar vuelvo y te abro,
el puente levadizo de este sitio
depongo para ver que entras de nuevo,
amigo,
no es verdad mi gesto adusto,
no te escondas
afuera
en los arbustos...

JOSÉ IGNACIO RESTREPO
• Copyright ©

4 comentarios:

  1. No creas que me escapo en el silencio, tan lleno de vacíos y desencuentros...
    No creas, no. Sé de las rodillas heridas por baldosas,que adolecen a nuestro espíritu de lo que nos es inalcanzable por lograr, por defender, por transformar...
    En granos de arena nos diseminamos por aquestas baldosas, tu y yo, y tantos, tantos, que amasamos desiertos de dolores y gritos, a una, "de esto ¿hasta cuándo?"...
    No creas, no, que me he ido, dejándote vulnerable y desvalido, sin mi mano, sin mi hombro, sin decirte "lo he sentido", tu dolor, en tu frente, esquiva para encuentros cotidianos, en palabras consecuentes,en animosidades de tristezas, en la herida de tu canto...
    No,aquí estoy con el grito de "presente", apuntándome en tu fuero de entrañables, repitiéndote querido: te quiero, amigo mío, te quiero...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ...Enlazo a tu sereno paso, las borlas prendidas de mi árbol levantado en navidades, ya que te haces presente, te recibo en mi mar de tempestades, hago maletas y nos vamos vos y yo de viaje...Eso tienen estos poemas, Vane, son viajes hacia el atrás de hacia adelante, como si un juicio ganado para mi fuera también ganado para todos...Tu alegría me reconforta...Gracias amiga, por venir hoy, sabes que esta es tu casa, yo también te quiero...

      Eliminar
  2. pues no se, cómo ni cuando perdí la sensación plena,dónde no existen abismos...cada vez que intento,dar un paso, me voyoooo, cayendo lentamente en el abismo de los propios sueños, incompartidos tantas veces!!!!
    gracias
    lidia

    ResponderEliminar
  3. Por eso,
    si me oyes proferir,
    amigo debes irte,
    es temporario,
    no es derrota,
    ni he dejado de quererte
    o desear que atormentes mi temor
    con tu aval de amigo y confidente,
    no creas que tenté mal a la suerte,
    y que te echo sin causa de mi lado,
    es cosa de nosotros
    los dolientes,
    los que en la espalda cargamos
    discusiones, problemas,
    intermedios,
    inflexiones,
    que no nos pertenecen ni son nuestros...gracias por transcribir...

    ResponderEliminar